¿Sobrevaloración? [Resident Evil 2]

3 – Eterno Retorno

Con todo lo expuesto hasta esta línea, la sensación que se percibe, pues, en Resident Evil 2 es la de un déjà vu constante, un “lo he visto en otra parte” que se distingue como auténtico, repito, porque el contexto es completamente distinto e impresiona por su magnitud y por el despliegue de medios. Como se ha reiterado hasta la saciedad, la base es la misma, lo que cambia es el cómo se construye el edificio. Por eso Resident Evil 2 fríamente no es especial, no es un juegazo del quince y ni mucho menos el gran Resident Evil que todos coronan legítimamente. No es nada más allá de William Birkin, la fantástica Raccoon City, la escena del primera Licker y el puro que le meten a Claire cuidando de Sherry. Es una historia de serie B de zombis con sus más y sus menos, que puede gustar más o menos dependiendo de la persona.

Y de acuerdo con este punto de vista, la única manera de considerar a Resident Evil 2 como un juegazo es que el primero lo hayas puesto en ese pedestal, o que no lo hayas jugado y que por mero contexto de la década te flipe tantísimo que automáticamente se engalane de esa manera —que es lo que pasó en mi caso personal, no siendo yo la afectada.

4 – Cuestión de identidad

Leyendo por diversos sitios, una cuestión que me llama poderosamente la atención es la identidad de Resident Evil. Supuestamente, con RE 2 se alcanzó ese tan ansiado sello de identidad que muy pocas marcas poseen en vida o muerte. Estaría de acuerdo sólo en parte. Con la segunda entrega, el survival horror marca Shinji Mikami alcanzó su estancamiento, ni evolucionó con posteriores entregas hasta el 4 ni involucionó, se mantuvo tal cual con variaciones particulares en cada uno de los juegos —poder esquivar en Némesis, portar dos armas simultáneas apuntando a distintos objetivos en CODE: Veronica, sistema de intercambio de personajes en Zero, una mayor estrategia con los Outbreaks—. Las cámaras fijas proseguían siendo cámaras fijas y el control tanque seguía siendo el control tanque, por lo que en este aspecto, sí se podría decir que RE 2 hizo escuela propia.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

A %d blogueros les gusta esto: