Y esto, todo esto, es la razón que explica por qué en Silent Hill hay hombres normales y corrientes. Ni fantasía de poder, ni tíos musculados, ni personajes gratuitos y planos. Hombres, seres humanos —nunca me cansaré de decirlo. Personas individuales que por casualidad o azares del destino se ven envueltos en una situación bastante comprometida a merced de la pesadilla de una niña hostigada y torturada por su ser más querido. Un tipo bueno que va en busca de lo que más adora en su vida y un tipo malo que está metido de lleno en el complot y que engaña al tipo bueno para que siga sus planes. Lo que haría cualquier persona ordinaria si estuviera en sus circunstancias. No hay más. Ni superioridad, ni simbolismos ocultos que sean distintivos de una falocracia. Nada. Son hombres corrientes, punto.

Y al ser hombres corrientes, en la historia tendrían que estar complementados con una serie de personajes femeninos igual de corrientes que ellos. Sí, exacto, lo que parece algo completamente inaudito: en Silent Hill las mujeres son completamente normales. Cuesta creerlo, lo sé, pero es así. Las mujeres de Silent Hill no están hipersexualizadas, ni son la fantasía sexual de nadie, están perfectamente construidas, tienen un papel muy marcado, eclipsando completamente al atribuido a los dos hombres que hay, y son mucho más intrigantes, misteriosas, fascinantes e interesantes que muchísimos personajes masculinos que aparecen en muchos de los videojuegos. ¿El porqué? Ya se ha dicho, Silent Hill trata sobre personas normales y corrientes.

A partir de esta base, tenemos a nuestra querida Cybil Benneth, policía de Brahms, que actúa como cualquier ser humano actuaría en caso de que se hubiera entrometido por accidente en un pueblo consumido por la niebla a punto de la terminación de un ritual que traería a un nuevo Dios. Ella no tiene ni puta idea de qué está pasando, no tiene ni puta idea de cómo salir del pueblo y las dudas y la incertidumbre la atormentan hasta el punto de tachar a Harry de loco por la cantidad ingente de cosas absurdas e ilógicas que ocurren simultáneamente en un mismo pueblo. Por lo menos, hasta el final del juego, en el que una Cybil cabreada arremete contra Dahlia (Si la salvamos del parásito en el Parque de Atracciones.) En resumen: un personaje, una persona, ni un objeto y tampoco un elemento sustancial vestido de forma provocativa para ser el modelo de unas cuantas imágenes de hentai. Joder, es una policía que sólo hace su trabajo.

A continuación, un personaje que pese a aparecer poco, se ha ganado el cariño de seguidores y extraños por su trágica historia: Lisa Garland. Una enfermera del hospital Alchemilla usada por Kaufmann para cuidar de Alessa que acabó cayendo en un pozo de locura tanto por las drogas suministradas por Kaufmann para mantenerla sumisa y obediente en su labor, como por la presión del tipo de trabajo que realizada en aquella habitación polvorienta del último sótano del Hospital Alchemilla. Una mujer fallecida tiempo ha cuyo recuerdo quedó impreso a fuego en la mente de Alessa Gillespie, apareciendo como una proyección en su pesadilla que en todo momento quiere ayudar a Harry Mason para evitar que su madre cumpla sus planes y, en caso de que los cumpla, detenerla y librarse de ella. Un mero ente nada diferenciado del resto de enfermeras y doctores que vagan por los pasillos de Alchemilla; pero que, a todos los efectos, su papel en la historia, como guía creada por Alessa Gillespie para tales fines de salvaguarda, es crucial. Pues sin ella, Harry se tiraría décadas andando en círculos sin saber adónde ir.

Una enfermera del Hospital Alchemilla que incluso siendo una simple proyección carga a sus espaldas una de las historias más tristes, trágicas e hijoputantes que te puedes encontrar en un juego, por no hablar de una de las escenas más chocantes y a la vez más enternecedoras que jamás se ha visto en un Silent Hill y, me atrevería a decir, en un videojuego. ¿Es hipersexualizada? Hay que reconocer que la chica es joven y guapísima, pero, ¿eso es estar hipersexulizada? ¿Eso es estar como un simple objeto sexual? ¿Si eres una mujer joven y guapa automáticamente tienes que ser la fantasía sexual de un jugador masculino? Además, su ropa. Sí, la chaquetilla de enfermera tiene escote. ¿Lo es por eso? Para hipersexualizadas las enfermeras de Homecoming. Las de Silent Hill 2 no entrarían en esa categoría por el cómo es Silent Hill 2 y qué es lo que verdaderamente muestra, y sólo con lo último daría para un ensayo de más de cien páginas.


Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.