Análisis de: Silent Hill Book of Memories [PlayStation Vita|Demo]

Me es humanamente imposible hacer un análisis científico y objetivo de semejante despropósito, además de ser completamente irreconciliable con mi conciencia. Hacer un análisis de, en adelante, ESTO al más puro estilo “revista de videojuegos” sería para mí como ponerme en una sinagoga a comprobar empíricamente a qué temperatura comienza un judío a entrar en ebullición en una olla a presión o en un horno Fagor.

Una atrocidad moral, un despropósito que rompe completamente con todos los baremos supuestamente éticos sobre los que se asienta la decadente Cultura Occidental. Una acción propia de genocidas y de psicópatas en serie que se masturban sobre el cadáver de sus víctimas todavía calientes momentos antes de que el rigor mortis entre en acción. Un atropello censurable que sólo puede ser remotamente considerado como válido por aquellos entes que visitan los sitios más inhóspitos de la Matriz con la esperanza de encontrar algo de diversión gratuita a costa de niños con progeria. Algo completamente inaceptable y tan repudiable como mi predisposición a analizar de forma tradicional ESTO. Por eso, y para evitar que mi alma platónica sea objeto de una intensa disonancia cognitiva, la presente entrada se describe de primeras como un compendio de reflexiones metafísicas sobre ESTO, siendo ESTO nada más y nada menos que la demo oficial del juego que desde hace incontables eones está subida en las pérfidas y deshabitadas tierras de PlayStation Store Vita. Una demo que, para contextualizar, sólo engloba el primer nivel titulado Zona 1: Derek.

Todas y cada una de las imágenes están extraídas directamente de capturas de pantalla de mi Vita.

La demo es un horror. Un horror provisto de tumores benignos, malignos y muchas enfermedades venéreas. Un aborto que jamás debería haber visto despuntar los rayos de un nuevo alba y que jamás debería haber cruzados las neuronas de su creador. Una abominación multiforme propia de los niveles más bajos del Cosmos lovecraftiano en los que sólo habitan un montón de seres sin rostro que devoran cadáveres y se arrastran por el lodo como ratas en las paredes. Una aberración que representa a la perfección el intento desesperado de Konami por conseguir beneficios en la cíclica esfera capitalista a costa de uno de sus más ilustres muertos vivientes que ocasionalmente, o cuando ande en números rojos, saca del armario para que desfile ante la mirada esperanzada de cientos de seguidores, que no comprendo cómo cojones pueden seguir manteniendo esa mínima esperanza de mejora.

Silent Hill está muerto. Lleva años muertos, muchísimos años. Lo único que queda de él no son nada más que las cenizas de un legado brillante que está siendo violado por un montón de subproductos sacados para aprovechar el tirón del renombre hasta que de puro desgaste, dicho renombre desaparezca y de Silent Hill sólo quede un recuerdo y un montón de ISOs esparcidas por al Red. Book of Memories es la perfecta muestra de ello, la prueba fidedigna que confirma todas las sospechas: Silent Hill se ha convertido en la puta barata de Konami, de la misma manera que Resident Evil se ha convertido en la puta de lujo de Capcom.

No hay más. La única diferencia que residen en ellas es que SH por su planteamiento y la poca atención que está recibiendo por parte de los estudios y su propia empresa poseedora de la licencia, su número de entregas es bastante más ínfimo que la saga de Capcom, pero aún así, no se libra de las humillaciones y las vejaciones que se puedan hacer en su contra con semejantes juegos de puta mierda que sólo contribuyen a engrosar una cuenta bancaria.

Cuando lo jugué por primera vez en Vita hace mucho tiempo, me sentí humillada. Ver cómo Silent Hill, la mejor saga de Survival Horror jamás hecha, había quedado a la altura de un puto juego de rol de móvil copiado de otros juegos y creado en una tarde. Cómo una saga de semejante calidad y calibre era despreciada de una manera tan atroz y encima teniendo como baluarte esos últimos juegos de la saga que sólo han contribuido a acuchillar vilmente más y más la saga, como Donwpour. ¿Es eso lo que de verdad quieren sus seguidores? ¿Lo que de verdad quieren todos aquellos que esperan que Silent Hill vuelva a ser un Silent Hill y no la última entrega de Slenderman? ¿Es éste el rumbo que debe seguir hasta la inanición? ¿Convertir Silent Hill en un juego de rol en el que escoges cuatro clases tópicas y te lanzas a matar sin ton ni son un montón de enemigos copiados de otras entregas, mientras vas de habitación en habitación como un gilipollas cogiendo objetos aleatorios y coleccionables reciclados y estúpidos? ¿Estos son los cimientos sobre los que Silent Hill retornará a sus orígenes?

Porque, ¿qué es Book of Memories? Un juego de rol en perspectiva isométrica en el que vas por una serie de escenarios al más puro estilo Dragones y Mazmorras matando todo lo que se mueve con cuatro o cinco armas que te encuentras por ahí tiradas. Hay cinco clases, cada cual más tópica y vergonzante, y la posibilidad de personalizar tu personaje con cuatro o cinco mierdas. Hay coleccionables que te encuentras sí o sí y una historia de mierda basada en un libro de los recuerdos que ni introduce porqués, ni psiques ni basuras. Y por supuesto, pululan personajes reciclados tan carismáticos como el cartero negro de Silent Hill Downpour. Hay una tienda para comprar más mierda y a repetir una y otra vez una mecánica más trillada que el multijugador de cualquier copia de COD. Punto. Eso es lo que ofrece Book of Memories como juego de Vita. Se podría decir que es hasta una mala copia de Obscure. Lo que faltaba ya, un Silent Hill copiándose de una unos videojuegos que surgieron a su vez como consecuencia del éxito del Survival Horror de Silent Hill y Resident Evil. Justamente lo que más necesita en estos momentos.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

  • Ni parece un SIlent Hill. Quién creería que era una gran idea convertir un survival horror en un juego de rol de perspectiva simétrica. Qué maltratada está la saga. Y la Vita.

  • TheMarkusBoy

    Justo estaba pensando en Obscure cuando vi que ibas con más peña xD

    • Shhh, que nadie se dé cuenta… No sea que ahora alguien se entere de que los Silent Hill que han ido sacando son copias de otros juegos…

  • Hola,
    MUY interesante entrada, yo tengo este juego por que soy fan de SH y colecciono todo lo que pueda, bueno o… malo. Book of Memories me parece una profanación y como tú, pienso que SH nunca volverá a ser uno de verdad por mucho que otros grandes como Kojima tomaran el proyecto, porque es el Team Silent los que saben impregnar su esencia. En fin, siempre nos quedará rejugar los grandes primeros títulos.

    • Después de comprar de primera mano bodriacos como Homecoming o Downpour, paso de seguir pagándoles las vacaciones a esa empresa. Por mí, como si mañana mismo desaparecen. Mientras que los cuatro primeros Silent Hill, Shattered Memories y poco más sigan intactos, como si sacan Silent Hills y cuatro entregas más. La saga completa son los primeros, a partir de ahí, sucedáneos y caca.

      ¡Saludos!

      • Cuanto dudo que saquen Silent Hills… y difícil será que saquen lo que saquen vuelva la “esencia” de uno de los de Team Silent.
        Homecoming no me parece un SH tan malo, sus monstruos me parecen muy buenos, la historia muy floja.

        • Pues mejor, para jugar a un Outlast o un Slenderman que no lo saquen.

          El único monstruo que lo peta muer fuerte en Homecoming es Scarlett, ese monstruo es la polla y cuando lo jugué hace años me pareció jodido de pelotas hasta el punto de desesperación. Pero eh, la batalla fue memorable. El resto de monstruos, meh.

          La historia es un quiero ser Silent Hill 2 y me quedo justo cuando empiezo el intento y encima me pierdo con tanto personaje y tanta historia alternativa. Podría haber estado mejor, pero no.

          • Y tanto, Scarlet es un derroche de imaginación bizarra. Su batalla y la escena de aparición de Pyramid Head… epic moment.
            Pienso igual que tú, es un quiero y no puedo, una pena, de todas formas ninguno puede igualar SH2, es una obra maestra.

            • Cabeza Piramidal me da un poco de urticaria en Homecoming, al igual que su diseño. Es como el Guadiana, aparece y desaparece intermitentemente porque sí, pá aparentar.

              Sí, supongo que suele pasar en muchas sagas. Cuando se intenta emular algo grande en vez de innovar, caen y al final salen ranas.

A %d blogueros les gusta esto: