Patrimonio exclusivo: Cabeza Piramidal sólo puede aparecer en Silent Hill 2

Cabeza Piramidal no es un monstruo cualquiera. ES EL monstruo. Icono de Silent Hill, ha traspasado las barreras concernientes a la etiqueta “monstruo de fase o jefe final” para labrarse una personalidad propia y una identidad tan absolutamente lograda que deja en pañales cualquier intento burdo de imitación por parte de terceros. Tan reconocible y reconocido como su compañero Némesis del videojuego Resident Evil 3 Némesis, la principal gracia de Cabeza Piramidal radica precisamente en su carácter “atípico”. Dibujado a partir de la creatividad de Masahiro Ito, Cabeza Piramidal representa aquella parte que toda persona rechaza vehementemente, aquel retrato en el espejo que te devuelve la mirada fijamente mientras tú le rehuyes suspirando y con una aterrada ojeada de soslayo. Aquella abominación que proyecta exactamente lo maquinado por lo más recóndito de la mente, lo más oscuro, lo más macabro, lo más sangriento y básico. Lo más retorcidamente sexual y vomitivo según el criterio de la ética y moral occidental. Tal es su papel, y de tal manera actúa en su consagrado videojuego Silent Hill 2.

Como representación de las fantasías y los deseos sexuales más salvajes de James Sunderland surgidos a raíz de su abstinencia sexual por el debacle y la enfermedad degenerativa de su mujer Mary, Cabeza Piramidal cumple con la misión para la que fue concebido desde las entrañas de Silent Hill: violar, follar como un animal a todo lo que se mueve y servir a la vez de redentor y ejecutor de James mediante las malas artes del asesinato, la persecución y el enfrentamiento directo, en un tú a tú constante que sólo podía ser resuelto con el descubrimiento de una verdad tan amarga como las tres muertes de María.

Vestido con el atuendo de los carniceros del Culto apostados en la prisión, esta abominación sólo adquiere sentido completo cuando es contemplado por la mirada atónita de James Sunderland. ¿Por qué? Porque Cabeza Piramidal es James Sunderland. Su parte más brutal, más sádica e indolente, Cabeza Piramidal es la peor versión jamás creada de James Sunderland y, por tanto, Cabeza Piramidal sólo puede ser patrimonio exclusivo de la aventura del hombre que alentó su concepción, y dicha aventura, se denomina Silent Hill 2.

Dicho así, fuera de ella, Cabeza Piramidal no es más que un añadido, un agregado de fanservice gratuito para hacer enmudecer a las masas y exaltar a los neófitos que ni siquiera se pasaron a pensar si realmente ese Cabeza Piramidal que los miraba desde la mitad de un corredor tenía algún motivo para estar allí. Y es en alusión a esta última oración, donde se encuentra el verdadero tema de la entrada: ¿Qué coño pinta Cabeza Piramidal en Homecoming?

Antes de nada, he decidido no tomar en cuenta el Cabeza Piramidal de la primera película de Silent Hill. Me parece algo completamente innecesario y sacado de contexto respecto a lo que se quiere expresar en estas líneas. Por otra parte, el Carnicero de Silent Hill Zero/Origins también queda completamente descartado al no ser más que una copia incompleta y malograda de Cabeza Piramidal, un intento de dar mayor profundidad personal a una trama incompleta. Por otra parte, sólo me detendré en Homecoming porque hasta ahora es el único juego de la saga “oficial” en contar con él tan explícitamente. Es uno, pero suficiente como para elaborar esta entrada.

Reincidiendo en el hilo, ¿qué pinta Cabeza Piramidal en Homecoming? En una palabra: nada. En varias: una puta mierda. Como se ha escrito con sangre antes, Cabeza Piramidal sólo goza de un significado y existencia plena cuando se haya amparado bajo la enferma y perturbada mente de James Sunderland al ser una parte de sí mismo, por fuerza, está ligado a él y sólo puede hacer acto de presencia en todos aquellos lugares en los que esté James Sunderland. Dicho así, Cabeza Piramidal queda automáticamente suprimido de todo aquello que no lleve el titulillo “Silent Hill 2…”, y no ya sólo por un personaje, sino por guión y por amor propio. Entonces, visto de esta manera, ¿por qué aparece en Homecoming? Resumiendo la trama de este último juego, lo que se ofrece es un escenario en el que un veterano de guerra llamado Alex Shepperd regresa a su natal Silent Hill. Hasta aquí bien, tenemos el elemento de la guerra, un facto muy crudo e intenso del que se le podría sacar mucha chicha al más puro estilo de La escalera de Jacob. Si avanzamos un poco en su trama, nos topamos con una historia de cultos, sacrificios y hombres y mujeres bastante locos que poco pueden hacer de momento. Una historia más en la línea del primer Silent Hill que del 2 a grandes rasgos.

Pero, entonces, Homecoming, no satisfecho con una trama como ésa que puede dar muchísimo de sí, decide implementar un añadido, un simple añadido tan sutil que destroza todo el arco argumental de dicho juego: el viaje personal, los desarrolladores se encapricharon con meter un puto viaje personal al estilo de Silent Hill 2 para “contentar a los fans” Anda y os den por culo.

De éste mejor no hablemos.

Si hay una sola cosa que se ha podido aprender a lo largo de la trilogía original y de The Room es ésta: si vas a hablar del culto, habla del culto; si vas a meter un viaje personal habla sólo de ese puto viaje personal. Sólo hay que hacer un breve repaso:

  • Silent Hill: Harry Mason en busca de su hija. Lo único que se ve es la pesadilla de Alessa y todo en el argumento está cimentado sobre esa base.
  • Silent Hill 2: el culto se olvida por completo para enfocarse de lleno en una serie de personajes.
  • Silent Hill 3: se retoma la trama del culto y la pesadilla de Alessa a través de Heather transmuta de nuevo la realidad y las tinieblas. De nuevo, todo está supeditado a la relación del culto con Alessa Gillespie y de ésta con su propia pesadilla, destacándose como un guión bastante sólido.
  • Silent Hill 4: The Room: se retoma el culto desde la perspectiva de los 21 sacramentos y Walter Sullivan como el Hacedor del Paraíso. Absolutamente todo lo que se despliega en ese juego está enlazado con tal base y en ningún momento se aborda percepciones personales.

¿Pilláis la copla, no? Si el Team Silent desde un primer momento optó por no mezclar ninguno de los dos caminos, fue por algo. Pero bueno, ya sabéis que los estadounidenses son muy especialitos y suelen hacer las cosas como les sale del cipote destrozando todo aquello japonés que tocan, desde videojuegos a películas. Y, por desgracia, Homecoming no es la excepción. Resultado de conjunción descuidada de la trama del culto y el viaje personal a lo “Silent Hill 2” se obtiene un argumento malísimo, para llorar. Accidentado, sin puto sentido y con unos personajes que adolecen de una falta total de cariño y carisma. Por lo que, para solucionar semejante estropicio y llamar la atención de algún desdichado, sólo quedaba una vía. Sí, meter a Cabeza Piramidal. Modificado, con un papel de redentor vergonzoso y reducido a la categoría de cameo circunstancial, la peor versión jamás escrita de Cabeza Piramidal asoma su pirámide metálica por algunos momentos del juego sin puto sentido.

No desde el cariz de que sólo puede ser vislumbrado por James Sunderland, sino también a efectos argumentales. Aparece una vez en un pasillo, desaparece, y recuerdo que aparecía para matar al padre de Alex en una ocasión. Y qué. ¿Pretendes demostrar algo importante con ello? ¿Pretendes hacer que me crea que James Sunderland y Alex Shepperd vivieron en las mismas circunstancias vitales como para imaginar ambos una alucinación colectiva de un monstruo con una pirámide en la cabeza y harapos de carnicero? ¿Pretendes hacer que me crea todo ese rollo del redentor y de la salvación? ¿De la doble personalidad de Alexander reflejada en ese monstruo? Cabeza Piramidal es sexo en estado puro, y lo más profundo que se atisba de la personalidad y mente de Alex es la guerra o contienda en la que participó. ¿En serio hemos caído tan bajo?

Sólo hay una palabra para describirlo con acierto: deplorable. Fanservice rancio, inmaduro, desesperado y tan anacrónico como un reloj digital en plena Revolución rusa. Rebajar un personaje tan absolutamente bien diseñado a la categoría de rompebragas ocasional. Convertir la figura sexual mejor construida de los videojuegos en poco más que un quita y pon de Mercadotencia barata. Un atentado contra su memoria y una mancha negra en el auténtico legado trazado por el Team Silent. Si de verdad, aprecíais esta saga, como consejo, lo mejor que se puede hacer es olvidarse de la existencia de Cabeza Piramidal en todo aquello que no se llame Silent Hill 2. Un pequeño favor a la saga, y un gran favor al recuerdo del único videoejuego que por sí mismo se puede considerar Arte.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

  • TheMarkusBoy

    GG

  • “Alex se convierte en Pyramid Head” Creo que sé a qué juego no voy a jugar.
    Un apunte. De los pocos juegos (aparte del 2) donde le veo cabida es en The Arcade, más que nada porque todo ese juego es Fanservice, así que no lo veo mal DENTRO de lo que busca el juego.

    Volviendo a Pyramid Head, me parece gracioso que el principal antagonista sea el “””””””bueno”””””.
    Yo lo veo así ya que es el único (ya que tanto monstruos como personajes lo alejan de ello) que intenta hacerle ver la realidad. ¿Por qué? Pues porque es todo lo malo de James, el verdugo que castiga por los pecados, y como es sus pecados, sabe lo que ha hecho y se lo intenta enseñar.

    • Más que bueno, redentor a secas. En ese juego la línea entre bueno y malo está muy difuminada. Los buenos son malos y los malos son buenos en cierto modo, pero tampoco es que sean uno y lo otro. Sólo hacen algo y eso tiene unas consecuencias que son reflejadas por su mente o alguna mierda rara de este estilo.

  • “destrozando todo aquello japonés que tocan” no puedo estar tan de acuerdo contigo, los americanos son especialistas en “americanizar” productos tan excelentes como Silent Hill o Resident Evil en el cine, cierto que la película de Silent Hill tiene un ambiente muy conseguido, pero esa absurda mezcla de historias y personajes… Cuanto me habré peleado en debates argumentando esto para defender que no es una buena adaptación de videojuego a cine.
    Pyramid Head aparece fuera del mundo SH2 por un tema de marketing puro y duro, nada que ver con una historia bien elaborada.
    Me ha encantado la entrada. Saludos.

    • Así es, puro marketing xDDD

      Me alegro que te haya gustado ^^

A %d blogueros les gusta esto: