Out de Natsuo Kirino

Out es una novela negra de corte policíaco (aunque escaso) ambientada en el Japón de hoy día ganadora de un puñado de premios y una de las pocas novelas negras que ha conseguido transcender las fronteras niponas gracias a su notoriedad. La historia gira en torno a un grupo de amigas que trabajan en el turno de noche de una fábrica de comida preparada. Todas ellas tienen problemas familiares de distinta índole, pero hay algo que las une por encima de su amistad y son los problemas monetarios. Pero esos deslices no son suficientes para originar el verdadero quid de esta novela: una de ellas asesina a su marido; y es a partir de este asesinato cuando los engranajes comienzan a funcionar y la historia empieza tejerse hasta su conclusión.

Como novela negra, la historia es compleja tratando desde sus respectivos puntos de vista a los diferentes personajes (que son bastantes) difuminando el concepto de personaje principal, aunque siempre se mantiene la importancia de unos respecto a otros; y es en esa difusión donde la autor aprovecha para tratar los problemas de la vida japonesa desde un cariz depresivo y oscuro como los barrios bajos donde se desarrollan los protagonistas. El alejamiento familiar, el deterioro de las relaciones matrimoniales, el ansia de consumo, la desconfianza, el vínculo entre personas que se ven envueltas en actos ilícitos, la búsqueda de un nuevo sentido, la enfermiza pasión amorosa, la psicopatía e incluso la Yakuza toman asiento en esta novela de apenas 600 páginas, todos ellos explicados con gran atino y sentido crítico, haciendo las delicias de aquellos que les encante reflexionar sobre la sociedad o simplemente les gustes saber cuál es el modo de vida en otros países. Mantiene el ritmo aunque habrá ocasiones en las que el propósito de los personajes se diluya tanto que todo se torna lento y ligeramente pesado hasta que por fin nuestros queridos protagonistas encuentran los alicientes que les empujen a continuar con la trama. He de decir también que posee sus buenos momentos y te atrapa (si te gusta desde un primer momento claro) con un estilo en tercera persona que se deja de tonterías barrocas metiéndose de lleno en lo que importa. Apenas me he identificado con los personajes, (pero sí les he llamado imbéciles en ocasiones), pero para aquellos que sí lo hagan seguro que encontraran en ellos una gran profundidad y realismo.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

A %d blogueros les gusta esto: