Guía de supervivencia LSD Dream Emulator

Nociones básicas para sobrevivir en la psicodelia.

Esta guía tiene como única intención explicar a grandes rasgos los elementos más importantes de dicho juego, no es una guía oficial y tampoco sirve para pasarse el juego (más que nada porque es infinito)

Todo lo que se expone aquí está sacado de experiencias personales y datos extraídos de Wikis que pueden no ser 100% fiables al no haber ninguna guía magna que detalle al dedillo todo el juego.

Si en esta guía hay algún error o algo no encaja, notificádmelo en los comentarios y lo modificaré.

Una vez conseguida una copia digital de LSD, lo primero que aparece es el menú con ese fondo tan bonito y unos colores tan chillones. Día 1 y pulsamos círculo. Una vez presionado estaremos dentro de este peculiar universo onírico, uno que parece no calar demasiado entre la gente generando montones de incomprensión y confusión: ¿qué es el hombre de la gabardina? ¿Los escenarios son realmente aleatorios? ¿Qué es esa cosa que aparece al finalizar los sueños? En esta mini guía se intentará dar una solución a tantas y tantas incógnitas y ya de paso explicar el funcionamiento de esta pieza abstracta sin sentido, un acercamiento a sus mecánicas y a los peligros con los que nos podemos cruzar los días que duremos en este vasto mundo. Así que sin más dilación, que empiece el juego.

1. Sigmund Freud

 

 

Una pantalla coronada por un ser con ojos y nariz que te mira fijamente enmarcado en un octógono con las palabras Dynamic, Downer, Upper, Static en los lados. Al finalizar cada día, un punto rojo cuadrangular se posicionará en algún lugar de la cuadrícula, ¿pero es aleatorio? No. La posición del cuadrado dependerá de lo que hagamos en cada uno de nuestros sueños. Si hemos tenido una pesadilla el cuadrado se situará en Downer, si hemos tenido un buen sueño se encontrará en Upper e incluso en Dynamic si ha sido lúcido. Es imposible rellenar la cuadrícula entera, pues se limpiará o reiniciará a gusto con cada nuevo sueño o conjunto de sueños. Para ejemplificarlo mejor, primero definiré lo que significa cada una de las cuatro posiciones (cinco con la neutral) y después pondré varios ejemplos de sueños que expliquen este singular mecanismo.

  1. Upper: Es un sueño normal y corriente, ordinario. Los colores son brillantes y cálidos con paisajes agradables y habitantes sin anomalías. No hay nada extraño y la música por lo general es sosegada. Es el mejor tipo de sueños que podemos tener.
  2. Downer: El terreno de las pesadillas. Los colores son apagados y estridentes con imágenes aleatorias y muchísimos kanjis fosforitos invadiéndolo todo. Los habitantes son desagradables y la música te chirría los tímpanos. Son de lo peor que puede imaginar nuestro personaje, nada recomendable. Las texturas se ven mezcladas con fotografías de personas reales y las predefinidas de la pesadilla al azar.
  3. Static: Son sueños, como el nombre indica, estáticos, todo es inmóvil. Por norma son sueños vacíos sin nada de interés que sólo modifican los escenarios dependiendo de las variables Downer y Upper.
  4. Dynamic: La antítesis de su variable paralela. Sueños repletos de vida y habitantes que varían dependiendo de si estás teniendo un buen sueño o una pesadilla. De todos, tener un sueño dinámico con pesadilla es la mejor opción si quieres tener una excitante experiencia onírica en el juego.
  5. Neutro: Se ubican en el centro de la entidad, por su nariz y ojos. Son sueños que siguen el mismo esquema del primer día. No son ni pesadillas ni buenos sueños y su dinamismo o inmovilidad es la predefinida de cada escenario. Tener un neutro, aunque sea el día 84, es como repetir el Día 1 en bucle.

Ejemplos:

Upper

Downer

2. Mapa

Como su nombre indica, es una especie mapamundi desperdigado por el Mundo Natural o La Pradera. Hay un total de tres y muestran cinco localizaciones con sus respectivas conexiones.

Este mapa no muestra la totalidad de todos los lugares a los que se puede acceder, puesto que el número de escenarios en LSD asciende a la friolera de 14, por tanto no se puede decir que sea un mapamundi completo, pero tampoco el de una zona específica. Su utilidad o finalidad no están esclarecidas, por lo que no recomiendo guiarse por sus indicaciones.

3. Cómo jugar

La regla de oro en LSD se resume en: nunca te detengas, no importa lo que veas, nunca te detengas. Andar, andar y seguir andando, pero lo más importante: embestir contra todo móvil o inmóvil que te salga al paso. La mecánica de LSD está completamente basada en el movimiento constante de un jugador limitado a contemplar lo que acontece en su entorno sin más mientras los días se suceden y los habitantes actúan como si se tratara de un teatro, sólo que aquí, la regla mira pero no toques es sustituida por: mira y toca. Este es el núcleo del juego de andar LSD. Avanzar, avanzar y seguir avanzando con la curiosidad o estupefacción de lo que te encontrarás al traspasar una esquina. Por tanto, si el intrépido jugador quiere proseguir en la aventura y comprobar de primera mano qué le depara este inimitable videojuego, corre, corre como alma que lleva el diablo y párate a disfrutar con los movimientos de los habitantes y las texturas del entorno. Disfrutar en un sentido muy relativo, por supuesto. Al chocar tanto con habitantes como edificios, objetos… seremos teletransportados automáticamente a un nuevo mundo o espacio, de forma aleatoria o no, y es aquí donde radica la mayor gracia del juego: trasladarnos constantemente de escenarios activando nuevos eventos que al final determinarán nuestro tipo de sueño por Sigmund Freud. En definitiva, la superviviencia en LSD radica en dos palabras: andar y chocar. Y con esto claro, estaremos listos de sobra para afrontar sus 365 días.