Conde Cero de William Gibson [Trilogía del Ensanche]

Título original: Count Zero

Sinopsis: Siete años después de los acontecimientos de Neuromante, el Conde Cero, pirata de sistemas de información, consigue una rara pieza de software, se conecta a la matriz, y casi pierde la cabeza. La Matriz de Ciberespacio, una base sinérgica que abarca todo el planeta, se ha transformado en una red sensitiva. Pero la humanidad no se ha dado cuenta. La muchacha cuyo sistema nervioso ha sido alterado para que pueda tener acceso a la Matriz, tampoco entiende lo que ocurre. Mientras, en Francia, la encargada de una galería trata de encontrar al misterioso y desconocido creador de ciertos objetos de arte, poderosos y únicos.

Segundo libro de la trilogía del Ensanche y secuela indirecta de NeuromanteConde Cero es sin duda el mejor segundo libro de la saga, una mezcla de viejos y nuevos conceptos ramificados en la sociedad barriobajera y dependiente altamente mecanizada del Sprawl y por consiguiente de ciudades tan emblemáticas como París y la cercana Barcelona, aunque esta última aparece de forma esporádica en hologramas. Conde Cero abandona temporalmente el mundo de las IA artificiales para enfocarse de lleno en la sociedad y ambiente característico del Cyberpunk más puro y extremo. Sin duda, con especial mención a la propia Sprawl, con sus bandas callejeras, sus trapicheos y buscavidas. Toda una delicia perfectamente caracterizada con unas descripciones de los entornos muy a tener en cuenta. Lo más curioso y característico de Conde Cero es su división en tres personajes completamente diferentes con unos entornos y experiencias que sólo se cruzarán por obra de un destino inevitable en los compases finales de la misma. Los capítulos se alternan entre cada uno de ellos, variando de orden. Los personajes abarcan desde gentuza drogadicta y pandilleros hasta traficantes con lujosas limusinas, y ricachones sedientos de inmortalidad. Bobby aparece como la viva representación del vaquero tecnológico aprisionado en un mundo de drogas, porno barato, bandas callejeras y programas ilegales. Turner, a mi parecer, peca de ser el típico mercenario serio, imparcial y con graves problemas de empatía; sin embargo, por una extraña razón se le coge cariño al tipo, no es tan malo al fin y al cabo. Marly reconozco que es un personaje que no me llamó mucha atención hasta bien avanzada la trama. Con este elenco tan particular se desarrolla el argumento de una historia frenética donde el vudú, los programas, la matriz, el misterio, los secretos corporativos y el transhumanismo son lo ordinario.

Otro rasgo que siempre me ha gustado de Gibson es el enfoque internacional de sus libros, lo mismo aparece un personaje secundario español en una cafetería de París, como un vendedor de comida japonesa surcoreano en pleno Londres, rasgo que se aprecia todavía más si cabe en Mona Lisa Acelerada. Otra gran punto a favor que hará las delicias de aquellos que les costó entender la troncado escritura de Neuromante, es el pulido estilo general de la obra con una más que aceptable traducción. Sigue en sus compases crudos y poéticos con una clara mejoría. El ciberespacio se convierte casi en un personaje propio de la trama, su presencia es muchísimo mayor que en Neuromante; de hecho, es en ese mundo ambiguo y caótico donde los loas, una especie de dioses informáticos encarnados en seres budistas, se manifiestan de forma críptica con mensajes más propios de una IA que de un Dios propiamente dicho.  La novela transcurre 7 u 8 años después de Neuromante, siendo los acontecimientos acaecidos en ella, una importante influencia en el orden del mundo desde los loas, manifestaciones creadas por la fusión de Wintermute y Neuromante en uno solo, hasta el cuando Todo Cambió. Conde Cero es una gran novela Cyberpunk y de Ciencia Ficción, se podría considerar como el punto de partida de la estética Cyber. Una novela que se puede leer independientemente de Neuromante por sus nuevos toques pero indispensables para comprender esos esbozos que quedan en suspensión si no se tiene en cuenta a la gran Neuromante.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

A %d blogueros les gusta esto: