Análisis de: Resident Evil Revelations 2 [PC]

Eso SÍ mola, te agrada y te otorga la falsa ilusión de que no estás en un déjà vu constante de un montón de fondos de pantalla pegados sobre una pantalla en negro por el que retozan cuatro personajes. ¿El Wossek? Venga hombre, los que se encargaron de diseñarlo pusieron en Google “pueblo pesquero que da mazo mal rollo” e hicieron calcos sobre los primeros resultados. Tres cuartos de lo mismo pasa con el bosque, las ruinas de la ciudad, las alcantarillas —nivel aburrido— y hasta los laboratorios. Y para un nivel inédito que tienen, la torre, dura un suspiro y muta tanto como los bichos hasta convertirse en un corta y pega bestial de lo que se vio durante el primer capítulo o los primeros en los últimos —misma iluminación incluida.

Pero lo que jode, no es que se hayan esforzado lo mínimo en aparentar que son capaces de hacer un Resident Evil que no te proporcione derrames, sino que encima les suda las gónadas su reiteración a lo largo de la misma aventura. Vas con Claire a la prisión, vas con Barry a la prisión. Vas con Claire al pueblo, vas con Barry al pueblo. Sé que muchos juegos usan este recurso y RE no es la excepción. Lo sé de sobra, pero hostia, cambia un poco, aunque sea la puta disposición de la manivela o una ruinosidad y abandono creciente al haber transcurrido entre los dos momentos jugables la friolera de seis meses, que no son precisamente pocos. El puto Code: Verónica lo hacía el triple de mejor. Repetía una media parte entera, pero coñe, que sabía modificar cositas y añadir otras nuevas para desesperarte y que no te pasaras el nivel por el forro de los huevos por ser un Limbo que ni el de la Divina Comedia. Que hasta la Comisaría de RE 2 y Némesis por sus errores de diseños y cambios absurdos tiene más gracia que EL MISMO PUEBLO PESQUERO, LA MISMA PRISIÓN EXACTA de Revelations 2. Un poquito más de amor por el Arte, joder, que no somos nuevos.

Y el negocio no concluye en ese punto. Ni de coña. Los niveles que se dan entre fase repetida y fase repetida adolecen de ser la misma basura incombustiblemente rancia e impersonal que los escenarios repetidos del Wossek. Para mayores concreciones, el bosque de Barry. Un bosque conformado por vello púbico de elfo del bosque del TES IV: Oblivion, con unas casitas de madera que deberían de desmontar y transportar clavo a clavo hasta los claros, porque vamos, es como una prolongación extra de una extremidad (a elegir cual). Y sobre esto, no había visto una delimitaciones por paredes invisibles tan weskertásticas desde Escape from Bug Island o Necronesia (juegazo de Wii donde los haya).

¿Qué podemos sacar de esto? Dos puntos: que el diseño general es el SIDA y que el diseño de niveles y escenarios más de lo mismo. En todo. Tanto en disposición de las habitaciones como de los corredores, conformando auténticos cuadrados tipo búnker hitleriano y no un laberinto de calles y callejas tan bonico como el que nos puede dar una buena mansión Spencer o una Raccoon City bien puesta con su negro corazón cruzado exclusivamente por callejones, callejones y más callejones. Y leñe, seamos sinceros, en un juego de 2014 que se supone que aglutina todos los saberes místicos de una industria con más de 40 años a sus espaldas, o a punto de alcanzar esa edad; y con un nivel tecnológico que ha excedido los 64 KB de memoria en todas las plataformas existentes que sirvan para montar discos o bajárselos de Internet, como que los jueguines dan para bastante más. Muchísimo más. Pero que muchísimo más.

Y tercero, de gratis, una carácter que se ha perdido en RE con el pasar de los tiempos y que últimamente es muy trendy: la ambientación y narrativa visual, si se le puede denominar de tal forma. Paseando por Raccoon City con Jill Valentine sentías en tus carnes el desasosiego, la desolación, la muerte, “la ciudad de la ruina” en primera plana y con todos los detalles que buenamente podía ofrecer. Paseando por la prisión y el centro de entrenamiento de Rockfort, por los pasillos de la residencia privada de los Ashford y la base Antártica, percibías a un nivel muy interno que el Comandante de la base tiene una flipada mental en la cabeza más grande que el demostrado por Osamu Sato en LSD Dream Emulator. Una muy tocha que se dibuja en unos escenarios que te hacen partícipe de la locura hasta en las putas baldosas del suelo. Y esto, se ha esfumado más rápido que una ralla de cocaína en la mesita de noche de Pocholo. ¿Qué te sugiere la prisión? Que es una prisión. ¿Qué te sugiere el pueblo pesquero? 1 – 1580 resultados sobre “pueblo pesquero mazo chungo” encontrados. Y así.

Apartando los escenarios, los personajes son el siguiente punto a declarar como culpables. Desde que vi por primera vez el diseño de Claire sentí que algo malo se avecinaba, algo muy malo; como cuando se acercan las elecciones y las encuestas vaticinan que el PP va a salir ganador otra vez. Una sensación de angustia terminal, de fatalidad innominable; que comienza a rectar por tu ser irrefrenablemente hasta posarse en el punto álgido y afirmar lo que las peores predicciones de Nostradamus anunciaban hace siglos: puta mierda.

El diseño de Claire desprende grima, muchísima grima. Como cuando ves a una vieja con la piel reseca y las tetas por los suelos o a un viejo con el pene flácido y a punto de deshacerse al entrar en contacto con el oxígeno atmosférico. La sensación de desgrado podría aproximarse metafóricamente a algo tal que así. Si en las adaptaciones de DS parecía una idol coreana, en Revelations 2 no sé qué hierba se fumaron para sacarse una “interpretación” de Claire que ni siquiera se corresponde con la evolución biológica del personaje establecida en RE 2, C:V y Degeneración. Sólo hay que ver esa buena nariz aguileña y esos ojitos entrecerrados para dar cabida cuenta de que los estupefacientes mezclados con plantas perniciosas hacen mucho mal, y te pueden avocar a casos de degeneración física que te hagan disfrazarte de Stephen Hawkin involuntariamente y durante todo el año.

Moira es la típica niñata otaku-kawaii que suele darte todo el asco y cuyas intervenciones sólo sirven para reafirma la idea de que el aborto no es tan malo y que una buena hostia a tiempo en el momento adecuado hace maravillas a los niños que se tuercen como disfuncionales. Sus pintas de tipa rebelde no casan con la supuesta profesionalidad y seriedad requeridas por una puta ONG que va en busca y captura de Armas biológicas para follárselas con orgías de balas, operando a nivel internacional. Hay un factor cuántico que no se fusiona con la totalidad del chi etéreo de Revelations 2.

Barry es quizás el que menos ha cambiado. Por no decir que está casi igual de Remake hasta aquí, con unas leves modificaciones para mostrar que es un pavo de cuarenta tacos que adopta niñas sin motivaciones aparentes cuando éstas ni se han presentado. ¿Cleptomanía de niñas? Puede ser tema de debate. La cría, Natalia, es la única medio qué del plantel. Es poco raro que en mitad de un apocalipsis ruso vaya con un camisón de los chinos que debe estar hecho de titanio reforzado, pero bueno. Aceptemos que Natalia es la más normal y decentilla.

Y por último, señores y señoras, Alex Wesker. Como es un apartado gráfico, me centraré en las pintas de la pava, otras consideraciones para más adelante. Aparte de ser un “quiero ser Alexia Ashford, me esfuerzo, pero como que no hay putas ganas”, como villana es un tanto “peculiar” con la ropita que me lleva. Oye, que cada uno viste como le da la real gana, pero joder, que estás a punto de ejecutar el plan maestro de toda una vida; quítate al menos los tacones, los adornos y el maquillaje de cuanto te fuiste de desfase a la discoteca al menos. Un poquito de por favor, que debe tener en los pies unos cacho dolores y callos acojonantes, y una conjuntivitis en los ojos que es digna de estudio.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

  • Jeje, empezamos…

  • Por fin lo leí entero… Como sabes este juego me gusta mucho, pero el análisis es certero como pocas cosas en la vida, sobre todo respecto a la pereza que desprende el diseño, el desarrollo y el argumento. Me lo he pasado muy bien leyéndolo.

    • Gracias ^^

      Podrían habérselo currado más, pero tiraron por lo barato.

A %d blogueros les gusta esto: