Análisis de: Resident Evil 3 NEMESIS [PlayStation]

 

 Todo comenzó como un día normal en septiembre.

Un día normal en Raccoon City..

Una ciudad controlada por Umbrella.

28 de septiembre, 1998.

La ciudad está completamente invadida por los zombis portadores del virus-T, los pocos ciudadanos que quedan han sucumbido irremediablemente, no hay esperanza y el ejército ha sellado todos los accesos para evitar la expansión de la infección. En el epicentro de este caos, Umbrella envía un equipo especializado llamadao UBCS integrado por mercenarios a sueldo con la intención de cubrirse las espaldas y rescatar a todo ciudadano viviente, que fracasa. La RPD está completamente reducida e inservible y el puñado de supervivientes que todavía pulula por los callejones de una moribunda Raccoon City está en la antesala de la más pura desesperación y agonía.

Todo está completamente perdido. Los STARS están disueltos. Umbrella tiene las de ganar y perder a partes iguales, arriesgando todo a una jugada. El gobierno a espaldas del mundo comienza a planear la destrucción anunciada de esta ciudad aislada en mitad de las montañas. El alcalde ha huido y lo único a lo que se puede aferrar Dario Rosso es a su propia supervivencia.

Raccoon City es un cementerio a gran escala. La Chérnobyl del peligro biológico.

Pero a pesar de ello, Jill Valentine no se va a dar por vencida.

 

Jill Valantine, ex-agente de STARS, salió despedida por una explosión a un callejón cualquiera de la perdida ciudad de Racccoon City. Armada con una ametralladora, Jill corrió por el callejón escapando de los muertos que la acechaban a su alrededor. Corrió, corrió y corrió hasta llegar a una puerta cerrada. Mala suerte. Muy mala suerte. Los muertos comenzaban a rodearla en semicírculo desde todos los ángulos posibles. Si no abría la puerta, estaba muerta.

Jill embistió contra la hoja varias veces, con más y más fuerza, hasta que por fin la abrió justo en el momento en el que los descarnados y huesudos dedos de los cadáveres andantes tocaban su lisa piel. Escapó a toda prisa por un corredor hasta llegar a un edificio. Era un almacén. En ese lugar, se encontró con un hombre preocupado por su hija pero tan asustado que lo único que hizo fue encerrarse en un contenedor como un cobarde. Cuando las puertas metálicas se cerraron completamente resguardando a aquel hombre gordo, Jill no tuvo más remedio que aceptar que a partir de ese preciso instante se enfrentaría al horror completamente sola.

Con esta introducción, la querida por muchos Jill Valentine comenzará su periplo por la ciudad del medio oeste americano llamada Raccoon City. Un periplo repleto de acción a raudales, puzzles, armas biológicas, toques bien medidos de Survival Horror y una historia de película de acción palomitera interesante que te mantiene en suspenso. Un muy buen juego que puede no tener la mejor historia ni ser el mayor exponente de su género, ni siquiera ser un RE destacable; pero las cosas buenas que tiene lo hacen una verdadera maravilla digna de jugar y disfrutar. Así que después de haber soltado todo el rollo, hora de analizar.

Los gráficos no son verdaderamente remarcables por la sencilla razón de que son los mismos que Resident Evil 2, ligeramente mejorados y con un CGI más vistoso y actualizado que el anteriormente mencionado. Los modelos tanto de enemigos como de personajes lucen igual de pixelados y cuadriculados que RE2, pero más pulidos y con el mayor número de detalles posibles. Las armas siguen el mismo patrón que todo el conjunto, no distanciándose demasiado de los diseños genéricos marca de la casa, aunque hay algunas hechas con esmero que desprenden una apariencia de destructor de mundos bastante jocosa.

Los escenarios continúan la modita de la prerenderización por ordenador. Tanto interiores como exteriores jamás irán más allá de la típica imagen cortada y pegada sobre la que avanzan (ya veces levitan) los personajes de turno. A pesar de ello, la ambientación de Raccoon City es magistral y te mete directo en todo el desbarajuste y bestialidad que impera en las calles y que poco a poco se ha ido extendiendo por todas las localizaciones del juego, con sus callejones apocalípticos y zombis mordiendo gente en mitad de la calzada.

Gerald Dürden

Bloguera a tiempo parcial. Proyecto de literata. Amante de los gatos, la decadencia, el humor negro y los videojuegos.

También puede gustarte

  • No lo recuerdo tan corto. Yo la primera vez lo habré terminado en 12 horas, aunque lo jugaba en modo tortuga y caminando mucho. El que haya sido mi primer RE también cuenta.

    Y sí, es incomprensible que no se haya vuelto a usar lo de las decisiones. Unos de los tantos aciertos del juego (Nemesis y el traje de Jill los máximos, je). Mi preferido.

    • Es muy corto el juego una vez que lo has completado varias veces. Las decisiones fue lo mejor de Némesis, aunque no deja de ser una extensión del sistema de caminos alternativas del primer RE.

A %d blogueros les gusta esto: