Ácido #1

El aerodeslizador sucumbió bajo el chapoteo de un torrente ácido anaranjado. Los metales se doblaban, succionados y volatilizados. Una letanía industrial acaparaba la rancia atmósfera de una sala cuadrangular, aséptica y destellante; agrietada en sus esquinas, cruzada por cientos de gruesas vigas de hormigón en su cubierta. Conectores, cuentos de…

Seguir leyendo…