Antología de la Ciudad y Martin Heidegger — Ser-para-la-muerte en el ciberespacio [4/4]

¿Soñarán los androides con ovejas eléctricas pastando en llanuras de titanio? —Composición congruente sobre la celeridad manifestada por el actuador empático en máquinas y otros artefactos, Carborúndum de las Antígonas. El «ser-para-la-muerte» de Heidegger se remite al Dasein como contenedor de una vida en movimiento —kínesis— que se vuelva a…

Seguir leyendo…

Antología de la Ciudad y Martin Heidegger — Decadente angustia [3/4]

La sensibilidad de la decadencia es la manifestación de un frenesí tan cándido como puede ser la expresión de un éxtasis religioso. La posesión inducida es lábil y fatal. Sientes rezumar una insana alegría que forja líneas preñadas de desesperación, de desapego, de un cariño trémulo que serpentea por la…

Seguir leyendo…

Antología de la Ciudad y Martin Heidegger — El «ente» y «ser» de un deus ex machina [2/4]

El Tiempo se escurre y el Espacio se obstruye. Tus brazos se alzan y con un bramido proclamas: yo soy, pero no fui, y siendo estoy sin ser. —Askopos[1]Centzontotochtin.es, Askopos, Carborúndum de las Antígonas: http://centzontotochtin.es/askopos/, Carborúndum de las Antígonas. Una de las motivaciones más remarcables de Heidegger fue su propósito…

Seguir leyendo…

Antología de la Ciudad y Martin Heidegger — El cyberpunk en Antología de la Ciudad y su nexo con Martin Heidegger [1/4]

Nota sobre Antología de la Ciudad Antología de la Ciudad está dividida en tres volúmenes: Génesis ciudadano, Desviación elemental y Carborúndum de las Antígonas. Cada uno está compuesto por un conjunto de relatos breves independientes denominados como memorias. Estas memorias, y la respectiva antología, solamente pueden encontrarse y leerse, en…

Seguir leyendo…

El conde sin rostro

La tanatomanía como una fascinación artística. El conde sin rostro, paupérrimo bellaco, atracó con su destartalado barco en uno de los puertos arruinados de Portulano, rodeado de escabrosos riscos y pendencieros correligionarios, tuertos mucho de ellos por otear con iracunda obcecación las torres blancas alzadas en las cumbres de la…

Seguir leyendo…

Cabezonería anticapitalista y discurso sobre la exención de responsabilidad

—Con la certeza de que su padre fue cómplice e instigador del proyecto, la ruina disminuye su aceleración. —No hay nada peor que legitimar la inutilidad, ¿no cree? —Podría ser. No lo niego. —Mi experiencia —inhaló— es imposible que peque de precaria. Si legitimas la ignorancia, la necedad, la tontería…

Seguir leyendo…

Santa Volición

—Automatismo encriptado por el flujo consciente. Una bifurcación delante de mí. Los vientos me aprietan. No sé qué escoger. Derecha o izquierda. Camino de virtud o sendero de alevosía. Qué atrocidad. Seleccionar. Nada. Vacío. Metal. Herrumbre. Descomposición. Corrosión. Óxido. Atomización. Centralidad. Respirar. Exhaustividad. Minuciosidad. Observar. Pasillo. Derruido. Marchito. Exultante.  Neutralidad….

Seguir leyendo…

Alcantarillado

Amalgama indefendible de juicios infalibles. Atronadora malversación de los tejidos caleidoscopios de una realidad abyecta que reniega de su ordinaria inclemencia.  Postrada en el suelo de un alcantarillado abandonado, envilecido, apestado por la refriega intermitente de los arañazos de las negras ratas que corretean confusas, sin direccionar, hacia vete a…

Seguir leyendo…

Ubicuidad multidimensional

A cualquier lugar que me escuche, digo, espacialidad. Doce tomos romos dispuesto en el lomo cromado de un toro oblongo malformado atizado por el atezado mohíno blanco suricato. Trece cremas repletas de vaguadas dispersas mermadas por los hados estólidos tontos patéticos de ascéticas comadrejas. Catorce dispensarios confesionarios rotos arruinados escabrosos…

Seguir leyendo…