El conde sin rostro

La tanatomanía como una fascinación artística. El conde sin rostro, paupérrimo bellaco, atracó con su destartalado barco en uno de los puertos arruinados de Portulano, rodeado de escabrosos riscos y pendencieros correligionarios, tuertos mucho de ellos por otear con iracunda obcecación las torres blancas alzadas en las cumbres de la…

Seguir leyendo…

Cabezonería anticapitalista y discurso sobre la exención de responsabilidad

—Con la certeza de que su padre fue cómplice e instigador del proyecto, la ruina disminuye su aceleración. —No hay nada peor que legitimar la inutilidad, ¿no cree? —Podría ser. No lo niego. —Mi experiencia —inhaló— es imposible que peque de precaria. Si legitimas la ignorancia, la necedad, la tontería…

Seguir leyendo…

Santa Volición

—Automatismo encriptado por el flujo consciente. Una bifurcación delante de mí. Los vientos me aprietan. No sé qué escoger. Derecha o izquierda. Camino de virtud o sendero de alevosía. Qué atrocidad. Seleccionar. Nada. Vacío. Metal. Herrumbre. Descomposición. Corrosión. Óxido. Atomización. Centralidad. Respirar. Exhaustividad. Minuciosidad. Observar. Pasillo. Derruido. Marchito. Exultante.  Neutralidad….

Seguir leyendo…

Alcantarillado

Amalgama indefendible de juicios infalibles. Atronadora malversación de los tejidos caleidoscopios de una realidad abyecta que reniega de su ordinaria inclemencia.  Postrada en el suelo de un alcantarillado abandonado, envilecido, apestado por la refriega intermitente de los arañazos de las negras ratas que corretean confusas, sin direccionar, hacia vete a…

Seguir leyendo…

Ubicuidad multidimensional

A cualquier lugar que me escuche, digo, espacialidad. Doce tomos romos dispuesto en el lomo cromado de un toro oblongo malformado atizado por el atezado mohíno blanco suricato. Trece cremas repletas de vaguadas dispersas mermadas por los hados estólidos tontos patéticos de ascéticas comadrejas. Catorce dispensarios confesionarios rotos arruinados escabrosos…

Seguir leyendo…

El dios de las montañas

En la colina más alta de las Chleothnuc dormita una presencia extranjera que burbujea escondida tras las miles de capas terrestres que sepultan su hogar. Un incordio caminar por los senderos colindantes, mientras escucho su intermitente y cavernoso respirar. Una melancólica exhalación cuando las piedras tiemblan y las enmarañadas ramas…

Seguir leyendo…

Fragmentación

Durante muchos decenios, la indeleble influencia deletérea de las sombras que salpican el encofrado de las paredes del monasterio me ha infundido aviesos temores, enraizados en la hedionda profundidad de mi buena cándida cristiana mente. Florecimiento del desangelado calvario que me repiquetea en las vísceras con un redoble acuoso de…

Seguir leyendo…

El monstruo sin nombre

A la memoria del maestro Edgar Allan Poe, hacedor de quiméricas demencias. Día. Mes. Milenio. Hora: minuto. ¿Ante o postmeridiem? Northumberland. Ashford Hall. Irreflexión en el espejo convexo emplazado sobre la chimenea. Refulgencias broncíneas desprendidas de los sinfines de cristales enmascarados tras aparatosas cortinas de hilo persa. Anhelo espectral sumido…

Seguir leyendo…

Paisajes conceptuales

Mejor Reinar en el Infierno que Servir en el Cielo. El 21 de agosto de 1984 en un cottage de los Borders, donde Escocia y Northumberland colindad, un niño recién nacido bautizado como Luke Whimbley se debatía en los brazos de su madre, mientras soltaba lágrimas acompañadas de bramidos, inconsciente…

Seguir leyendo…